3 thoughts on “Conclusiones del V Congreso Americano Misionero

  1. Con gran espíritu alegre nos encontramos motivados a salir a las periferias y a la misión ad gentes desde ya es el comienzo de una iglesia dinamiza con luces a seguir en el encuentro con Jesús en todos los lugares que nos necesites, saludos desde Ecuador, Diocésis de Ambato

  2. Como participante en el V CAM con la delegación de C.R. me siento muy complacido por toda la organización y esto incluye hasta los menores detalles. Las ponencias muy iluminadoras, que despiertan si a una concientización sobre si está en la realidad llevándose la misión con el compromiso que exige la realidad actual de la humanidad. Un punto importante a reflexionar muy seriamente es el del ginacolitado, que lo veo más como querer poner algo complaciente a los oídos de los movimientos feministas que a una verdadera acción que valla a enriquecer la Evangelización.

  3. GRACIAS
    A Dios por suscitar el encuentro entre nosotros sus hijos para animarnos a seguir creando sinergia en el establecimiento de su Reino desde ya!
    A Bolivia, por mostrar ese rostro de acogida calurosa como manifestó Mons. Scarpellini (de quien quede admirado), si se cumplió, después del surazo llegó el calor de hermanos, me traje un inigualable grato recuerdo de este país hermano, toda su hermosa gente empeñada en hacernos sentir como en casa, así nos pusieron muestra de su conciencia misionera, entregada, gracias por su servicio, su país el hermoso, ustedes excelentes anfitriones.
    Ese ambiente, fue propicio para reanimar las ganas de seguir en la brega, luchar por el Evangelio en cualquier lugar donde El Señor pida, las reflexiones que vimos y escuchamos, van mas allá, son palabras vivas de nuestros pastores llenas de coherencia, fe vivida, invitación que impulsa, presencia y signo del amor de Dios, todo ello nos anima a dar frutos en nuestras tierras, animar a nuestros hermanos bautizados y aquellos que, hemos sentido ese impulso que repercutirá toda nuestra vida: “vayan…” y nos vivifican a seguir el ejemplo de nuestra Santísima Madre del Cielo: “fiat…”
    GRACIAS, saludos y bendiciones desde México, si señor!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *